TRASCENDENCIA DE LA FUNDACIÓN DEL CONSERVATORIO POR EL GENERAL ELOY ALFARO

Por Raúl Escobar Guevara,

Rector del Conservatorio, (marzo 2009 hasta la presente).

EL FUNDADOR DE ESTA INSTITUCIÓN, GRAL. ELOY ALFARO, DECÍA CON GRAN REALISMO  “EN LA DEMORA ESTÁ EL PELIGRO”, DESDE EL APARECIMIENTO DEL  CONSERVATORIO NACE EL  SUBSISTEMA DE EDUCACIÓN ARTÍSTICA, QUE NO  ESTÁ DIRIGIDO NI EN SUS OBJETIVOS NI EN SU ESENCIA HACIA LO COMPLEMENTARIO, NI A LO RECREATIVO, SINO A LO PROFESIONAL. PARA EL FUNDADOR ERA  URGENTE SU CREACIÓN, PARA LA ACTUALIDAD ES URGENTE SU DESARROLLO.

EloyAlfaroRegistro

Foto Archivo: RRPP-CSNM

El Conservatorio Nacional de Música cumplió 111 años, de acuerdo al Decreto Ejecutivo del 26 de abril de 1900. Es desacertado creer que hubo una refundación del Conservatorio creado en 1870 por García Moreno. Los documentos, entre ellos los registros oficiales, demuestran que una vez que el General Ignacio De Veintimilla clausuró ese establecimiento, nada quedó del mismo que sirviera como base para una “refundación”; el Decreto Ejecutivo del 26 de abril de 1900 establece explícitamente que se crea en la ciudad de Quito, el Conservatorio Nacional de Música y Declamación;  desde la estructura administrativa, académica,  el Director, el edificio,  hasta el último lápiz fueron dotados por el gobierno de Eloy Alfaro.

Parecería que en este aspecto, existe también cierta intención de minar el crédito a un visionario que incluyó en su plan de nación la estructuración de la cultura nacional, mediante el aprendizaje sistemático de las Artes occidentales,  para el caso: La Música. Quizá hoy como nunca el antagonismo de la historia en tanto pasado y la historia en tanto presente, determinada por un proceso evidente de cambio, trascendental por los paradigmas que supera, niega o contrapone, matizan esta celebración, que ante todo busca reivindicar al fundador de lo que hasta ahora percibimos como la identidad ecuatoriana.  Vivimos la era de la perecibilidad, todo es perecible, las personas no somos la excepción, pero no es una perecibilidad determinada por la irrevocable curva de existencia física y material, sino por los dictámenes de un marketing que nos tiene absortos con la rapidez con que el vértigo tecnológico propone y dispone la continuidad de ciertos artefactos, hasta hace 15 años, probablemente, inimaginables.

La sociedad ecuatoriana de 1900, según el escritor Pareja Diescanzeco, al hablar del inicio del siglo XX en el marco de la revolución alfarista, podía definirse como “una burguesía ignorante que reverencia a las ciencias y desprecia a las artes”. La oposición a la creación del Conservatorio por parte de esa sociedad fue absoluta, en 1902 el diario El Comercio, reclamaba la existencia de la orquesta y compañía de ópera tras apenas dos años de existencia. Se criticó la inmensa inversión en la planta de profesores italianos dirigidos por Domingo Brescia y Enrico Marconi, se la calificó de inútil y se insistió, en ese entonces, quizá como hoy, en la innecesariedad de instituciones de tal naturaleza.

 OrquestadelConservatorio1921

Orquesta de Señoritas del CNM 1921.

Foto archivo RRPP-CSNM:
Tomado del Boletín del Conservatorio de Música Declamación y Coreografía.

Vol. 1 No.1 Mayo-Octubre de 1950.

El proyecto de nación de Alfaro, se podía concebir únicamente desde el desarrollo de la cultura para determinar referentes de una “identidad nacional”, tal cual lo había madurado el liberalismo en Europa durante 100 años. Por tanto es el Arte, las Artes, las que mantenidas en el tiempo por el concepto de un valor agregado por definiciones estéticas, aunque también ideológicas, entran al parecer a discordar con la lógica de las necesidades de la sociedad, según los preceptos de esta economía clásica o utilitarista de Smith, Keynes y el propio Karl Marx. Pero es el Arte y su imperecibilidad, el medidor histórico más claro del nivel de desarrollo de cualquier sociedad.

Hoy  nos confrontamos con una realidad algo opuesta pero no por ello menos compleja: “sociedad de las necesidades”. El compositor Luis De Pablo, en su obra “Una Historia de la Música Contemporánea”, afirma que existe un verdadero: “batiburrillo que resulta de la mezcla entre creación musical  y la avalancha sonora que nos devora en una falsa evolución acelerada y caótica provocada por un consumo, inmejorable triturador, que convierte en basura cuanto toca”. Al tenor de este razonamiento, habla él, de la “casi insalvable dificultad de atrapar el valor de nuestro presente”.

El Conservatorio Superior Nacional de Música, se encuentra protagonizando un cambio sustancial no solo en la transformación de  modelo pedagógico, procesos didácticos internos, ni siquiera de la educación musical especializada, sino que se imbrica de esa manera en una reestructuración total del sistema educativo, que tras largos años de estancamiento y olvido, comienza a tomar un protagonismo desde lo público, que trae a colación justamente la labor del general Eloy Alfaro, quien en el contexto de la transformación liberal y la construcción del proyecto de nación fundó no solo este centro de formación, sino varios otros importantísimos que hasta hoy: prevalecen.

ConservatorioCH

Campus Gerardo Guevara Viteri en el patrimonial edificio del Conservatorio en el Centro Histórico.

Foto archivo: RRPP-CSNM.

El Conservatorio Superior Nacional de Música, desde 1900, a pesar de la difícil situación que históricamente la república ha evidenciado en lo social, económico, cultural y hasta geopolítico, es decir   el subdesarrollo y los mundos de tercera categoría en que se nos ha encasillado, se mantuvo protagonista y gestor de cambios artísticos como de la Orquesta Sinfónica Nacional, culturales, como el desarrollo, cultivo y sistematización de los géneros de la música popular ecuatoriana; su estancamiento y sensible alejamiento del desarrollo científico musical en los últimos treinta años lo pone renuentemente, de manera peligrosa, al borde de la desaparición.
Los ámbitos de relación en las instituciones  educativas, generalmente estriban entre ellas con lo oficial y lo social, desde la muerte del general Eloy Alfaro, lo oficial se ha inhibido por décadas de asumir responsabilidades, y ahora, al amparo de la carta fundamental, se encuentra obligada  ante todo a ratificar las obligaciones ineludibles del Estado con este sector. En lo social nos confrontamos aún a un país que no termina de aceptar la autenticidad científica de la música y su formación especializada.

OrquestaPreJuvenilConservatorio

Orquesta Prejuvenil del Conservatorio. Diciembre de 2011.

Fotografía: Santiago Mora S.

Foto archivo: RRPP-CSNM 

El fundador de esta institución, Gral. Eloy Alfaro, decía con gran realismo  “En la demora está el peligro”, desde el aparecimiento del  Conservatorio nace el  subsistema de educación artística, que no  está dirigido ni en sus objetivos ni en su esencia hacia lo complementario, ni a lo recreativo, sino a lo profesional. Para el fundador era  urgente su creación, para la actualidad es urgente su desarrollo.

Es la única manera de perfilarlo para los próximos 50 o 100 años como el protagonista que viene a ser, que debe ser; y sin el cual no existirá testimonio de ningún proyecto político legítimamente revolucionario.

Pdf.  Decreto de creación del Conservatorio publicado en el  Registro Oficial  No. 1117 del jueves 3 de mayo de 1900.  pdf

Msc. Víctor Hugo Pacheco
Comunicador Social Mat. 17-92
Telf. 2457477 / 095021379

E-mail: relacionespublicas@conamusi.edu.ec / conamusirrpp@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: